Creatividad en el azar

28 enero, 2019

En mi anterior entrada hablaba de la creatividad, del duende que te trae una idea, un concepto, una canción o una historia que contar. Varias veces ese duende o esa onda cósmica de la creatividad cruza la tierra tocando a varios seres a la vez, ayer me di cuenta de una de esas creaciones repetidas, que podrían parecer plagios o inspiraciones pero no lo son.

Hace un mes aproximadamente escribí una entrada sobre insultos, pues bien, ayer mirando algunos vídeos de Bob Pop del programa Late Motiv me di cuenta que hablaba del mismo tema, haciendo que quien hubiera leído mi entrada hubiera pensado que había sido inspirado por Bob Pop, pero no y no es la primera vez que me pasa, varios relatos nunca han visto a la luz para que no puedan tachados de plagios, lo mismo pasa con la música. No soy el único que le pasan estas cosas, tengo a un amigo compositor que varias veces le ha pasado lo mismo, le viene en la cabeza un ritmo, una melodía, una secuencia de acordes, graba la maqueta y cuando empieza a buscar producción escucha por la radio con horror como su idea está sonando en el último sencillo del cantante de moda de turno.

Y diré más, varias películas, novelas e inventos se han visto creados de forma casi simultánea en lugares diferentes sin ser considerados plagios, también dicen que pasó con el invento del fuego, quizás esa onda creativa sea una forma de decir que nuestros cerebros evolucionan en algunos casos de una forma similar, millones de neuronas alineadas de igual forma en dos seres diferentes dan lugar a la misma idea, igual que cuando dos personas han adivinado la misma serie de números de la lotería, el sorprendente azar, el mismo azar que nos hizo estar aquí, en esta roca llena de vida en medio de la intempestiva galaxia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Haciendo el sueco © 2017