“Hijo de p..a” hay que decirlo menos

25 diciembre, 2018

Desde que llevo en Suecia, casi 9 años, hay algo que me he dado cuenta que ha cambiado en mi forma de ser y son los insultos.

Antes era fácil de entrar en discusiones por insultos que hoy en día me parecen vacíos y que no aportan nada, uno de ellos y del que mucha gente lo pondría como en el número uno es “hijo de puta”. Si alguien te dice hdp pueden pasar dos cosas; que sea cierto o que sea falso, en el caso de que sea cierto, sería como decir “tu madre es secretaria” o “tu madre es electricista”, es una profesión, que conlleva una lacra social, sí, cierto, pero ese problema es algo que quedaría en la intimidad de la familia, así que si te dicen hdp y es cierto tu respuesta podría ser “si, ¿y qué? Métete en tus asuntos”. En el caso que sea falso no deberíamos de enfadarnos porque la persona que ha dejado ese improperio está mal informada de la ocupación de nuestra madre, la respuesta podría ser “no, mi madre es una doctora, si dices que es puta, demuéstramelo”, luego si puede demostrarlo la respuesta seria la misma que si dijera la verdad “sí, ¿y qué? Métete en tus asuntos”.

Un par de insultos que podrían ser primos hermanos son “anomal” y “subnormal”. Anormal es que no sigue la norma, pues si miramos la historia, los grandes logros de la humanidad lo han llevado a cabo anormales Einstein, Mozart, Leonardo da Vinci, etc. etc. , así que para mi incluso es un alago. En el caso de subnormal es diferente, sería que está por debajo de lo normal, pero igual que la primera premisa, nos basamos en un “normal” muy relativo, cada cultura vería cosas subnormales en otras culturas y viceversa, así que para mi es un insulto vacío que se basa con la premisa y prejuicios del que te insulta. Otro de los casos que se utiliza esta palabra es para hacer referencia a los que tienen síndrome de Down, si este es el interés buscado por el insultante, entonces quien está equivocado es él, incluso podría ser catalogado como “subnormal” (por debajo de lo normal), porque a día de hoy no sabe que lo normal no es llamar subnormal a una persona con síndrome de Down.

Otro de los insultos que no uso es “maricón” porque considero que una orientación sexual no es un insulto, es una opción y hay opciones sexuales como personas en este mundo, tan respetables como la tuya, así que este insultó para mi está fuera de mi vocabulario. Me consta incluso que entre el colectivo LGBTQ se usa como un tic homófobo de antaño, pero a mi personalmente me chirría que nos insultemos entre nosotros mismos.

Para terminar otro improperio que no uso o mejor dicho “frase hecha” sería “que te den por el culo”. Puede tener dos vertientes, la primera que te desean un daño y la segunda que te están llamando “maricón”. De nuevo este insulto está relacionado con el sexo, y si una opción sexual me parece algo privado, una práctica sexual me parece más privado. Tanto hombres como mujeres practican el sexo anal y además lo disfrutan, sean gays, lesbianas o heterosexuales, insisto, hay opciones sexuales como personas en este mundo, así que ese insulto por llamarlo de algún modo me parece vacío y creo que nadie se debe meter en nuestras prácticas sexuales. Para mi la respuesta sería “¿y a ti qué te importa?”.

Espero que te haya entretenido este post navideño, espero que lo hayas leído con una sonrisa porque de eso se trataba.

FELIZ NAVIDAD

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Haciendo el sueco © 2017