Relato: La cura (Cap. 1)

De nuevo un nuevo relato para que vuestros días de cuarentena se hagan más llevadoros.

¿Cómo te gustaría que siguiera este relato? hazlo en los comentarios de esta entrada.


– Bueno, ya me diréis –  Dijo Nicklas entrando en el laboratorio de la sexta planta del hospital Karolinska de Estocolmo. En él estaban sentados en un par de taburetes Björn, jefe del laboratorio y Sandra, jefa del departamento de genética.

– Será mejor que se siente –  Dijo Sandra mientras abría un nutrido y grueso sobre del cual empezó a sacar varios documentos.

– ¿Donde está el resto del equipo? – Dijo el director del hospital al ver que el laboratorio estaba vacío.

– Les hemos dado una hora libre mientras tenemos esta reunión. –  Dijo Björn.

– Podríais haber pedido una sala de juntas para esto. – Se quejó Nicklas.

– En las salas de juntas hay cámaras de videoconferencia y lo que vamos a decir diríamos que – Björn se quedó sin encontrar la palabra que resumiera lo transcendente que sería esa conversación.

– Es muy inquietante y no estamos muy seguros cuando están funcionando esas cámaras y cuando no. – terminó la frase Sandra.

– Bueno, soy todo oídos. – Dijo Nicklas.

Sandra sacó de su montón de papeles una gráfica.

– Ya hace un par de meses que desde varios laboratorios empezaron a ver algo que no cuadraba en nuestras estadísticas y está en el número de infecciones. –  Dijo el jefe del laboratorio.

– ¿Repunte en infecciones bacteriológicas? ¿resistencias? – dijo con preocupación Nicklas.

– No, más bien todo lo contrario. –  Dijo Sandra mientras le entregaba la gráfica que sostenía en sus manos. –  La gráfica que tiene es la que nos hizo interesar por el tema, son las nuevas infecciones por el VIH de tipo 1, podrá ver que desde hace algo más de dos meses hay una tendencia a la baja.

– Eso es bueno, eso es que la campaña de la profilaxis pre-exposicion está funcionando –  dijo Nicklas.

– No es eso. Sandra, dale la tabla 3. –  Dijo Björn –  Como verá pacientes seropositivos que tenían resistencia a retrovirales y tenían un número detectable del virus, empezaron a ser indetectables.

– ¿Cómo? ¿iniciaron una nueva medicación? –  Dijo con asombro el director del hospital.

– No – respondió Björn con total firmeza. –  Sin saber el porque, pacientes que no reaccionaban a la medicación lo empezaron a hacer, es más, incluso pacientes que habían dejado su tratamiento.

– Pero no sólo eso –  añadió Sandra –  otras infecciones de transmisión sexual empezaron a descender, gonorrea, clamidia, sífilis entre otras.

Sandra le dio a Nicklas un par de gráficas más.

– Son estudios muy recientes y habría que ver la evolución porque puede ser algo puntual. –  Dijo Nicklas mientras ojeaba los gráficos.

– Hemos contrastado estos datos con otros hospitales y este modelo se está repitiendo, parece ser que los primeros casos de estas anomalías empezaron en Alemania, al menos por los datos que tenemos hasta ahora. –  dijo Björn

– En el Charité Universitätsmedizin de Berlín para ser exactos –  matizó Sandra.

– Aquí hay algo, algún agente externo, no puede ser que por arte de magia las infecciones vayan en descenso sin ningún motivo aparente. – empezó a alterarse el director del hospital.

– No sólo las infecciones – dijo de nuevo Sandra –  hace dos semanas 4 pacientes con un cancer incurable empezaron a ver como el tumor desaparecía sin ningún motivo aparente, la semana pasada pasamos a 14 personas.

– ¿Han mirado el sistema inmune de estos pacientes? – preguntó Nicklas.

– Sí, ya pedimos analíticas de los sistemas inmunes de los primeros pacientes que empezaron a eliminar el VIH. – Dijo el jefe del laboratorio.

– ¿Y? –  dijo ansioso Nicklas por conocer la respuesta.

– Los sistemas inmunes fueron modificados, no concordaban con los resultados que se hicieron al inicio de sus infecciones. –  dijo Björn.

– Y es cuando empezamos a hacer un análisis de ADN en profundidad de estos pacientes. –  dijo Sandra mientras le entregaba varias hojas con los resultados de ADN.

Nicklas empezó a mirar las representaciones gráficas de los análisis de ADN formados por lineas que parecían códigos de barras.

– ¿Son del mismo paciente?  –  preguntó Nicklas

– No, cada linea es de un paciente distinto. – respondió la genetista.

– Veo que hay un patrón en esta parte –  dijo Nicklas mientras señalaba un pequeña franja que se repetía en las diferentes lineas. – ¿Qué es esto?

– Es un código añadido que no existe o al menos nunca hemos encontrado hasta ahora, tanto en este hospital como en una docena más que he consultado. Es algo único, además esa parte no tiene en teoría ninguna funcionalidad, en teoría claro, pero si está ahí es por algo. – Dijo Sandra.

– Esa parte del código no es natural, no está creada por la naturaleza. –  Dijo Björn

– ¿Y que significa eso? ¿que alguien ha creado… – Preguntó Nicklas pensando palabra por palabra.

– ¿Un virus para darle superpoderes al sistema inmune? – terminó la pregunta Sandra. – Sí.

– ¿Cómo? – preguntó Nicklas mientras se levantaba de la silla. –  No existe aun esta tecnología. No es posible.

– Pues los resultados están aquí. Es más, pensamos que ese código que se repite y que no tiene ninguna función por las pruebas que hemos hecho usando técnicas Crispr, podría contener un mensaje.

– ¿Un mensaje? ¿Me estás tomando el pelo? – dijo alarmado Nicklas.

– No le estamos tomando el pelo. Y sí, un mensaje. Sabe que el ADN está formado por nucleótidos y cada uno está representado por su sigla, ¿no? – Dijo Sandra

– Sí. ¿Me estáis diciendo que en esta parte de aquí –  Dijo Nicklas señalando el patrón que se repite del ADN –  han dejado un mensaje?

Sandra cogió dos hoja entre su montón de papeles pero sólo le dio una al director del hospital.

– Este es un pequeño fragmento que hemos encontrado de especial interés porque sólo se repiten 2 letras.

Nicklas cogió el papel donde había impresas estas letras.

ATAAAAATTATATATTTAATTATTATATAAAAAT

Y Sandra siguió – Cuando vimos este fragmento que se repite en todos los pacientes, decidimos trasladarlo a un lenguaje inventado por el hombre, el código morse. Si las A son líneas, dAshes en inglés y las T son puntos, doTs en inglés, nos sale este mensaje.  – Y Sandra le dio el segundo papel que tenía en sus manos.

-.– — ..- .- .-. . .– . .-.. -.-. — — .

youarewelcome

Nicklas no daba asombro a lo que veía.

– “De nada” en inglés. Esto podría ser una casualidad, seguro que si cogemos todos los 3200 millones de pares de bases de ADN y lo pasamos a código morse encontraremos alguna palabra. –  Dijo Nicklas exaltado. –  No puede ser.

– Quizás, este es un pequeño fragmento, el código repetido contiene más información que hoy por hoy desconocemos e intentamos esclarecer. –  Dijo Björn –  Hemos aplicado código binario pero no encontramos nada que podamos reconocer. Esto se nos va de nuestro entendimiento es por eso que necesitamos ayuda. Informáticos quizás, gente con las cualidades necesarias para esclarecer qué esconde el código que se repite en todos los pacientes que han llegado a curar el VIH o el cáncer.

– Tenga en cuenta que esto lo hemos averiguado esta mañana, es por eso que le hemos llamado. –  Dijo Sandra mientras recogía todos los documentos.

– A ver, el ADN está modificado, pero ¿cual es el transporte? Quizás un virus. – Dijo Nicklas.

– Es lo que pensamos pero no hemos encontrado el portador, por las pruebas parece ser que se contagia como un virus, pero no sabemos cómo se trasmite entre humanos. – Dijo Björn

– ¿Hay alguien más que conoce esto? – preguntó Nicklas.

Björn y Sandra se miraron entre ellos y se encogieron de hombros.

– Que sepamos no, pero tarde o temprano alguien se dará cuenta, es que los datos son muy evidentes. Algo anormal está pasando, por primera vez para bien. – Dijo Björn

– Alguien tiene una tecnología que por lo que sepamos aun no existe y de la misma manera que la está usando para bien también la podría aplicar para el mal, es por eso que debemos de saber que o quien está detrás de todo esto para saber cuales son sus intenciones. – Dijo Sandra.

– Entiendo. Preparad un paper con todo esto y lo publicamos cuanto antes, si necesitáis a más personal decídmelo. – Dijo el director. – Esto podría cambiar mucha cosas.


C 2020 Daniel Aragay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.