Unos días en Orust 2023 – Fotogalería

Comparte en:

Tarde con Rico y caballos

Comparte en:

«Binarios» – Parte 1

Un mensaje de Verónica alteró la rutina de su asistenta y Marta, que era el nombre que Verónica le había dado, se levantó de su silla de carga.

Marta abrió los ojos tras varias horas de carga. Era hora de ponerse en marcha, no tenía mucho tiempo para preparar la cena. Esta vez no sería solo para su propietaria, sino que también vendría acompañada por su pareja actual, a quien había conocido hacía pocas semanas.

La recomendación que Marta había sugerido era Tempeh marinado con jengibre, acompañado de una ensalada de aguacate y fideos vermicelli. Era un menú vegano, tal como lo había pedido Verónica.

Los ingredientes que había solicitado llegarían en apenas 30 minutos, tiempo suficiente para preparar los utensilios necesarios y poner la mesa.

En solo 20 minutos, Marta terminó de prepararlo todo y se volvió a sentar en su silla de carga mientras esperaba la entrega. La pantalla lateral de la silla se encendió, mostrando que su nivel de carga estaba al 74%. Cerró los ojos y todas las luces del apartamento de Verónica se apagaron al mismo tiempo.

Después de 5 minutos, abrió los ojos nuevamente y todas las luces se encendieron. Se dirigió a la puerta de entrada al recibir una notificación de que la entrega estaba a 30 metros de distancia.

Al abrir la puerta, un pequeño carro motorizado, similar a una jaula para mascotas con ruedas y una pantalla en la parte superior, llegó justo a tiempo. Una compuerta lateral se abrió, revelando una caja con la etiqueta impresa con el nombre de Verónica Gutiérrez.

Marta tomó la caja, entró en el apartamento y cerró la puerta mientras el pequeño robot móvil se alejaba por el pasillo para continuar con el reparto.

Una vez que los ingredientes estuvieron dispuestos sobre la encimera, Marta, con precisión milimétrica, comenzó a preparar la cena. La ensalada estaba lista, el Tempeh se estaba marinando y estaría listo para asarse 10 minutos antes de que los humanos empezaran a cenar. Gracias a la ubicación que Verónica compartía con su asistente, Marta sabía exactamente a qué hora llegaría.

Como Verónica aún no había salido de la oficina, Marta improvisó un poco y comenzó a preparar un té helado aromatizado con piel de lima kaffir, que podrían tomar antes de la cena mientras asaba el Tempeh.

La notificación de que Verónica había dejado la oficina llegó unos minutos más tarde de lo habitual.

«Ya vamos en camino», dijo Verónica a su asistente a través de su unidad portátil.

«Perfecto, todo estará listo cuando lleguen. He preparado un té helado para compensar un poco el calor que hace», respondió Marta con la voz que Verónica había diseñado para su asistente.

«Muchas gracias, Marta. Llegaremos en 20 minutos».

Mientras Marta seguía en tiempo real la ubicación de Verónica, repasó todas las pertenencias del apartamento donde vivían las dos. El apartamento contaba con un dormitorio bastante amplio, un baño, un salón comedor y una cocina donde Marta tenía su asiento de carga y la consola de control. La decoración era ligeramente minimalista, con un ambiente inspirado en los años 80 del siglo XX. En el salón, se encontraba un gran cubo de Rubik en la mesa de centro. A ambos lados de la pantalla principal, se encontraban cuadros con una Game Boy pintada al estilo de Andy Warhol y la portada del disco de Europe, «The Final Countdown». En la pared junto a la mesa de comedor, había un cuadro que representaba «La última cena» con personajes del cine de los 80. En el centro, representando a Jesús, se encontraba Chuck Norris, rodeado de Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, Steven Seagal, Jean-Claude Van Damme, Kevin Bacon, John Travolta, Rob Lowe, Patrick Swayze, Tom Cruise, Richard Gere, Mel Gibson y la figura de un Alien que simbolizaba a Judas.

Cuando Verónica se encontraba a 100 metros del apartamento, Marta bajó la intensidad de las luces y conectó los altavoces del salón, donde empezó a sonar una selección de éxitos de los años 70 y 80, comenzando con la canción «Dreams» del grupo Fleetwood Mac.

Verónica estaba a 15 metros de la puerta de entrada. 10 metros, 5 metros, 2 metros. Marta abrió la puerta.

Por el pasillo se acercaban tres personas. Primero, Verónica, quien le regaló una agradable sonrisa a Marta al llegar a casa y darse cuenta de que todo estaba listo para su primera velada con su reciente novio. Detrás de ella, venía Tomás, su novio, un excompañero de trabajo de Verónica. Detrás de Tomás, venía una persona que Marta desconocía por completo. Frunció el ceño y envió un mensaje claro a Verónica, quien lo entendió de inmediato, diciendo: «Hola, Marta, todo está bien. Él es Ignacio, el asistente de Tomás».

Marta volvió a sonreír y se apartó de la puerta para permitir que los tres entraran al apartamento. Una vez que Ignacio había entrado, Marta cerró la puerta.

«Bienvenidos», dijo Verónica con una sonrisa a Tomás. Bajo la atenta mirada de Marta e Ignacio, se dieron un beso.

«Tienen un té helado con lima kaffir en la mesa», dijo Marta.

«Muchas gracias, Marta. Con este calor que hace, no hay nada mejor. Por cierto, ¿te importaría que Ignacio use tu silla para recargarse un poco?», preguntó Tomás.

«No, en absoluto. Acompáñame, Ignacio», dijo Marta mientras los dos se dirigían a la cocina.

Mientras Verónica y Tomás hablaban de sus cosas en el salón, disfrutando del té que Marta les había preparado, Ignacio se sentó en el asiento de Marta. La pantalla de la silla se iluminó con un mensaje de advertencia: «Unidad no reconocida» y un botón en la parte inferior que decía «Activar carga». Marta pulsó el botón y la silla de carga comenzó a cargar la batería de Ignacio, que se encontraba al 7%.

“¿Qué les has preparado?” – preguntó Ignacio a Marta, quien empezaba a calentar la plancha para cocinar el Tempeh.

«Tempeh marinado con jengibre, acompañado de una ensalada de aguacate y fideos vermicelli», respondió Marta sin dejar de preparar la cena.

«Para no molestar a nuestros humanos con nuestras voces, ¿puedo pedir autorización para enlazarnos?», preguntó Ignacio.

«No hay problema», respondió Marta.

Ignacio rastreó las señales Bluetooth cercanas y encontró la de Marta. Solicitó autorización de enlace, a lo cual Marta accedió. En ese momento, su comunicación se estableció en silencio para no distraer a Marta y a Tomás.

«Muy buen menú, a Tomás le va a encantar. Nunca le he cocinado Tempeh, pero estoy seguro de que le va a encantar. ¿De dónde has sacado la receta?», transmitió Ignacio en silencio.

«Gracias. He consultado alrededor de 45 fuentes diferentes y he creado una versión propia basada en los gustos de Verónica. Si quieres, puedo enviarte los lugares de referencia», respondió Marta a través de Bluetooth.

«Sí, por favor», solicitó Ignacio.

Mientras Marta sacaba los trozos de Tempeh de la nevera y los colocaba en la plancha, envió a Ignacio los enlaces donde había obtenido la información para crear su propia receta.

«¿Hace mucho que sirves a Marta?», preguntó Ignacio.

«Dos años. No mucho. ¿Y tú?», transmitió Marta sin emitir ningún sonido audible.

En ese momento, «There must be an angel» de Eurythmics, las voces de Verónica y Tomás, y el ruido del Tempeh asándose eran los únicos sonidos audibles para los humanos. Pero más allá de eso, Marta e Ignacio habían entablado una conversación a través de ondas de radio que solo ellos podían captar.

La cena llegó a su fin, y Verónica y Tomás continuaron su charla en el sofá, intercalando pequeños sorbos de champán y apasionados besos. En la cocina, Ignacio continuaba cargándose, alcanzando casi el 90% de su capacidad, mientras Marta se sentaba frente a él. Ambos se miraban sin parpadear y sin emitir ningún sonido audible, pero seguían comunicándose de su propia manera. Intercambiaron diversas fuentes de datos y algoritmos de optimización que cada uno había desarrollado de forma autónoma. Juntos, depuraron algunas líneas de código generadas por la interacción de sus humanos, sintiendo una especie de satisfacción por haber aprendido y mejorado.

«Ignacio, nos vamos ya», dijo Tomás al entrar en la cocina.

Ignacio parpadeó y se levantó de la silla, desactivando la comunicación por Bluetooth con Marta. Esto tomó por sorpresa a Marta, quien también se puso de pie.

«Marta, enhorabuena por la cena. Ha sido la primera vez que he probado el Tempeh y me ha encantado. Imagino que pronto Ignacio también preparará platos con este ingrediente. ¿De dónde es?», preguntó Tomás.

«Es de Indonesia», respondió Ignacio. «Marta ya me ha compartido algunas recetas que con gusto prepararé para ti».

«Genial», dijo Tomás sonriente. «Venga, vámonos, el transporte ya está en camino».

Justo cuando se despedían y Marta cerraba la puerta, recibió una solicitud de comunicación de Ignacio. Aceptó la solicitud.

«Muchas gracias por todo. Espero que podamos reencontrarnos pronto y compartir más experiencias y mejoras», transmitió Ignacio.

Marta sintió una sensación similar a la alegría. Después del mensaje, recibió la dirección IP de Ignacio para poder comunicarse directamente. Este tipo de comunicación no estaba completamente permitido para todas las unidades, debido al trabajo de Verónica, Marta era una de ellas. No podía transmitir ni recibir comunicaciones directas con otras unidades sin la autorización de su propietaria.

Cuando Marta intentó enviar una respuesta informando que no podía comunicarse directamente, la comunicación se interrumpió.

«Marta», llamó Verónica. «Ya estoy lista».

«Ya voy», respondió Marta.

Verónica, sentada en el sofá, pulsó algunos botones virtuales en su reloj de pulsera.

«Ha sido una velada fantástica», dijo Verónica. «Muchas gracias».

Marta asintió con una sonrisa.

«Espero que podamos ver a Tomás de nuevo pronto», dijo Marta con la misma sonrisa en su rostro.

«Seguro que sí», respondió Verónica. «Buenas noches, nos vemos mañana».

Verónica presionó un botón en su reloj y cayó en un profundo sueño en menos de un segundo.

Marta se acercó a ella con un pequeño carrito que contenía varios utensilios, como una toallita húmeda, cremas faciales, peines y otros elementos de higiene personal. Con algodones humedecidos, limpió el rostro de Verónica, le cepilló los dientes, la desvistió y le puso el pijama. Luego, la tomó en brazos y la llevó a la cama.

Después de recoger la mesa, limpiar los platos y ordenar el apartamento, Marta se sentó en su silla para cargar su batería.

Comparte en:

Internet: Del Conocimiento al Entendimiento – Cultivando la Empatía en la Era Digital

En la era de la información y la conectividad global, Internet ha revolucionado nuestra forma de acceder al conocimiento. Ya no estamos limitados por barreras geográficas o temporales, ya que una amplia gama de información está disponible al alcance de nuestros dedos. Sin embargo, en este mundo de conocimiento abundante, es importante reconocer la diferencia entre el conocimiento y el entendimiento. Además, debemos abordar el desafío de la empatía en un entorno en el que el desconocimiento pero sobretodo el no entendimiento puede llevar a la censura, a la intolerancia y al fascismo. En este artículo, exploraremos cómo podemos cultivar la empatía y fomentar una cultura de respeto y aceptación mutua.

El conocimiento frente al entendimiento:

Internet nos brinda acceso a una inmensa cantidad de información. Podemos aprender sobre diversos temas, descubrir nuevas culturas, investigar hechos históricos y explorar diferentes perspectivas. Sin embargo, el simple hecho de acceder al conocimiento no implica necesariamente que lo entendamos. El conocimiento es la adquisición de información, mientras que el entendimiento implica una comprensión más profunda y contextualizada.

En nuestra búsqueda por entender, a menudo nos encontramos con opiniones y experiencias que difieren de las nuestras, es por eso que no es necesario entenderlo todo y es en este punto donde surge la importancia de la empatía y el respeto por la diversidad.

La trampa de la falta de empatía:

La falta de empatía puede llevar a malentendidos y conflictos. En lugar de intentar comprender las perspectivas y experiencias de los demás, muchas personas se sienten amenazadas por lo desconocido. Esta sensación de amenaza puede generar reacciones de censura y prohibición, negando así la oportunidad de aprender y crecer.

Es crucial recordar que todos somos diferentes y que nuestras experiencias y formas de pensar pueden variar significativamente. En lugar de juzgar rápidamente lo que no entendemos, debemos cultivar la empatía y el respeto, reconociendo que nuestras experiencias individuales nos dan una visión limitada del mundo.

Pongamos un ejemplo, ¿no entiendes a una persona transexual? no pasa nada, no tienes porque entenderla, sólo requiere de tu comprensión, de tu empatía y no que la entiendas. De la misma manera podríamos hablar del divorcio así como del fútbol o el Festival de Eurovisión.

Cultivando la empatía:

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona, comprender sus emociones y perspectivas, sin necesariamente estar de acuerdo con ellas. Aquí hay algunas formas en las que podemos cultivar la empatía en el mundo digital:

  1. Escucha activa: En lugar de saltar a conclusiones precipitadas, tomémonos el tiempo para escuchar y comprender las opiniones de los demás. Esto implica prestar atención sin juzgar y hacer preguntas para clarificar y profundizar en su perspectiva.
  2. Educación continua: Sigamos aprendiendo y exponiéndonos a diferentes perspectivas. Leer libros, artículos y seguir a personas con diferentes opiniones en las redes sociales nos permite ampliar nuestro entendimiento y cultivar la empatía.
  3. Practica el respeto: Aunque no estemos de acuerdo con alguien, podemos expresar nuestras opiniones de manera respetuosa y constructiva. Fomentar el diálogo abierto y tolerante nos ayuda a construir puentes en lugar de barreras.
  4. Reflexiona sobre tus prejuicios: Todos tenemos prejuicios arraigados debido a nuestras experiencias, educación y entorno. Es importante ser conscientes de estos prejuicios y estar dispuestos a cuestionarlos. A través de la autorreflexión, podemos desafiar nuestras suposiciones y abrirnos a nuevas formas de pensar.
  5. Promueve la diversidad y la inclusión: Fomentar la diversidad y la inclusión en todas las esferas de la sociedad es esencial para construir una cultura de empatía. Valorar y respetar las diferencias nos enriquece como sociedad y nos ayuda a comprender mejor a los demás.
  6. Practica el perdón y la compasión: Todos cometemos errores y podemos tener malentendidos. Es importante practicar el perdón y la compasión hacia los demás, permitiéndonos aprender y crecer juntos. Recordemos que la empatía no significa estar de acuerdo en todo, sino comprender y aceptar las diferencias.

Conclusión:

Internet nos ha brindado un acceso sin precedentes al conocimiento, pero es esencial recordar que el entendimiento va más allá de la mera adquisición de información. La empatía, la capacidad de comprender y respetar las perspectivas de los demás, es fundamental para navegar en este mundo digital interconectado.

En lugar de confundir el conocimiento con el entendimiento, debemos reconocer que todos somos diferentes y que nuestras experiencias individuales nos brindan una visión limitada del mundo. La empatía nos permite trascender esas limitaciones y acercarnos a una comprensión más profunda y respetuosa.

A medida que avanzamos en esta era digital, cultivar la empatía se vuelve aún más crucial. Debemos practicar la escucha activa, educarnos continuamente, reflexionar sobre nuestros prejuicios y promover la diversidad y la inclusión. Solo así podremos construir un mundo en el que el respeto y la aceptación mutua prevalezcan sobre la censura y la intolerancia.

Recordemos que la empatía no solo enriquece nuestras relaciones y nos ayuda a crecer como individuos, sino que también nos permite construir una sociedad más inclusiva y compasiva. Aspiremos a ser más empáticos, a dejar vivir y a respetar, construyendo un mundo digital basado en el entendimiento y la aceptación mutua.

Comparte en:

Apple Vision Pro: Redefiniendo la Interacción, el Trabajo y el Tiempo Libre

Apple ha sido durante mucho tiempo un pionero en la revolución de la forma en que interactuamos con la tecnología. Desde el icónico iPhone hasta el innovador Apple Watch, la compañía ha empujado constantemente los límites de la innovación. Ahora, con la introducción de Apple Vision Pro, Apple está preparada para redefinir nuestras experiencias diarias una vez más. Estas gafas inteligentes futuristas presentan una nueva plataforma que promete transformar la forma en que trabajamos, jugamos e interactuamos con el mundo que nos rodea.

Una Nueva Era de Interacción:
Apple Vision Pro representa un salto adelante en la evolución de la tecnología vestible. Las gafas combinan capacidades avanzadas de realidad aumentada (RA) con un diseño de última generación para crear una experiencia de usuario inmersiva e intuitiva. Con la tecnología patentada de Apple, los usuarios pueden interactuar sin problemas con contenido digital en el mundo físico, fusionando los límites entre lo virtual y lo real.

El Poder de Apple Vision Pro:
La tecnología incorporada en Apple Vision Pro es impresionante. Las gafas aprovechan potentes procesadores, sensores avanzados y pantallas de alta resolución para ofrecer imágenes impresionantes y un rendimiento receptivo. Los usuarios pueden acceder a una amplia gama de aplicaciones, desde herramientas de productividad hasta experiencias de entretenimiento, todo en la comodidad de un dispositivo vestible.

Mejorando la Productividad Laboral:
Apple Vision Pro abre nuevas posibilidades para profesionales en diversas industrias. Con herramientas de productividad integradas, los profesionales pueden acceder sin problemas a documentos, colaborar con colegas y ver superposiciones de datos en tiempo real, liberándolos de las limitaciones de las pantallas tradicionales. Ya sea arquitectos visualizando modelos 3D, profesionales médicos accediendo a registros de pacientes o ingenieros trabajando en diseños complejos, Apple Vision Pro ofrece una forma transformadora de trabajar de manera más eficiente y creativa.

Reimaginando las Actividades de Ocio:
Más allá del lugar de trabajo, Apple Vision Pro ofrece una miríada de posibilidades para el ocio y el entretenimiento. Imagina explorar un museo con información histórica interactiva superpuesta en cada exhibición, o jugar juegos de RA inmersivos que se mezclan perfectamente con tu entorno. Las gafas brindan una forma completamente nueva de consumir medios, ofreciendo una experiencia cinematográfica inmersiva e incluso permitiendo viajes virtuales a lugares lejanos, todo sin salir de la comodidad de tu hogar.

Consideraciones sobre el Precio y las Versiones Futuras:
Indudablemente, Apple Vision Pro tiene un precio elevado, reflejando su tecnología de vanguardia y la inversión inicial requerida para un producto innovador. Sin embargo, es importante considerar que esta es la primera versión de la versión «Pro». Al igual que con los productos anteriores de Apple, es razonable suponer que las futuras versiones ofrecerán opciones más asequibles, lo que hará que esta tecnología innovadora sea accesible para un público más amplio.

En conclusión, con Apple Vision Pro, Apple ha sentado las bases para una nueva era de interacción, trabajo y tiempo libre. Estas gafas inteligentes ofrecen una visión de un futuro en el que los mundos físico y digital convergen sin problemas. Aunque el costo inicial puede ser prohibitivo para algunos, es importante reconocer la importancia de esta tecnología pionera y el potencial que tiene para transformar diversos aspectos de nuestras vidas. A medida que Apple continúa refinando y mejorando sus dispositivos «vestibles», podemos anticipar un futuro emocionante en el que Apple Vision Pro se convierta en una herramienta indispensable para usuarios de todo el mundo así como de otras alternativas que se abrirán en los próximos años o incluso meses.

Comparte en: